La cirugia maxilofacial mejora la estética y eleva la autoestima
16513
post-template-default,single,single-post,postid-16513,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
cirugia maxilofacial Jorge Ivan Cardona

La Armonía Facial, mejora la estética y eleva la autoestima

Algunas deformaciones en la cara no solo afectan la apariencia física sino el bienestar de la persona porque muchas veces por ellas son sujeto de burlas o rechazo.

Debido, sobre todo, a razones congénitas o genéticas, algunas personas pueden presentar una alteración en la forma de la cara, como por ejemplo, un aumento desmedido del crecimiento de la mandíbula, o al contrario, esta puede ser muy pequeña o posicionada hacia atrás. También se dan casos de mandíbula desviada, mentón grande, mordida abierta (cuando no hay contacto entre los dientes superiores e inferiores) o encías muy visibles.

Estas situaciones hacen que las personas no se sientan bien con su apariencia física, y además, pueden presentar problemas de fonación, masticación,  deglución o respiración; anomalías que causan efectos negativos en la personalidad del paciente, lo cual, por lo general, conduce a un aislamiento de su entorno social.

Estas deformaciones se pueden corregir con la cirugía maxilofacial u ortognática, que consiste en hacer cortes en  los  huesos de la cara para moverlo hacia adelante, hacia atrás, hacia arriba o hacia abajo, dependiendo de lo que se quiera lograr, y cuando los maxilares estén en la posición adecuada,  se fijan con placas y tornillos de titanio que no se retiran.   Las  incisiones son intraorales, o sea que no se producen cicatrices externas, visibles.

Con esta intervención, además de corregir alteraciones de crecimiento maxilofacial, se proporciona una oclusión normal y funcional, se corrige el balance asimétrico entre la mandíbula con relación al mentón y se obtiene un nivel estético y armónico en el rostro.

Jorge Iván Cardona Estrada, cirujano oral y maxilofacial Miembro activo de la Asociación Colombiana de Cirugía Oral y Maxilofacial, destacó el hecho que esta cirugía mejora la autoestima de las personas porque se sienten más satisfechas con su apariencia física, pues cambian totalmente, adquiriendo un aspecto más joven.

La mayoría de las veces estas cirugías requieren un tratamiento previo y posterior de ortodoncia. El primero sirve para lograr una mejor oclusión o mordida, lo que permite obtener mejores resultados en la operación porque los maxilares se posicionan en la forma adecuada y el segundo, sirve para perfeccionar la alineación de los dientes. Las nuevas posiciones dentarias y maxilares son las que determinan el cambio facial del paciente.

Además del trabajo interdisciplinario con el ortodoncista, Jorge Iván Cardona señaló que también es pertinente tener en cuenta un profesional en psicología para conocer las reales motivaciones, el deseo que tiene el paciente con respecto a la realización de una operación que le va a modificar la forma de la cara.

La cirugía maxilofacial no es dolorosa porque como se trabaja tan cerca de los nervios que dan la sensibilidad, entonces estos quedan anestesiados, durante los primeros dìas despuès de la cirugìa. Como en cualquier cirugìa existen riesgos, pero que la magnitud del riesgo, no compromete la funciòn vital de la cara y deben ser dialogados claramente con el especialista antes de proceder a la intervenciòn .

 

¿Casos frecuentes de corrección maxilofacial?

 

  1. Prognatismo mandibular: cuando se presenta aumento desmedido del crecimiento de la mandíbula. El tratamiento es con ortodoncia, cirugía o ambos, según sea el caso.
  2. Retropragnatismo mandibular: la mandíbula es muy pequeña o se encuentra posicionada hacia atrás. Esta anomalía requiere un tratamiento de ortodoncia y posteriormente una cirugía de adelantamiento del maxilar inferior.
  3. Mordida abierta: se presenta cuando no hay contacto entre los dientes superiores e inferiores. El tratamiento es con ortodoncia o cirugía, según sea el caso.
  4. Asimetría facial: se produce cuando el rostro no es simétrico o equilibrado en la mandíbula o el maxilar. El tratamiento es con ortodoncia y cirugía ortognática.
  5. Sonrisa gingival: se considera que existe sonrisa gingival cuando hay exposición de la encía de más de 2 mm. Si se presenta por el exceso del maxilar superior es necesario realizar una cirugía ortognática para tratar el exceso e impactar el maxilar.

 

Jorge Ivan Cardona



Abrir chat