Cirugía de Cordales - jorgecardonamaxilofacial
16241
post-template-default,single,single-post,postid-16241,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Cirugía de Cordales

Las cordales o terceros molares retenidos son frecuentemente extraídos en jóvenes menores de 25 años. Este blog pretende explicarle todos los pormenores asociados a esta cirugía, con miras a que su vivencia de este proceso sea asumido con toda la tranquilidad y compromiso.

Qué son los terceros Molares?

Los terceros molares, denominados también muelas del juicio o cordales por aparecer en la segunda década de la vida, entre los 17 y 22 años de edad, ocupan el último lugar en la boca tanto en la arcada superior como en la inferior.

Con la evolución del hombre han llegado varios cambios, entre ellos la reducción del tamaño de los Maxilares (huesos que contienen los dientes), estos Maxilares ya no son los suficientemente grandes para acomodar el tercer molar, por lo tanto, causa más problemas que cualquier otro diente en la boca, permaneciendo retenido (debajo de la encía); en 9 de cada 10 personas, gracias al poco espacio existente para su erupción.

La retención puede ser parcial o total, la primera, se caracteriza por la aparición de una pequeña porción de la corona en la encía,  sin cumplir con su función en la masticación de los alimentos, la segunda, es decir los molares totalmente retenidos, son aquellos que están totalmente recubiertos por encía y/o hueso, por lo general no aparecen en la boca.

Las complicaciones asociadas al tercer molar pueden ser muy severas  e incrementarse su gravedad con la edad  (….), por esta razón el odontólogo puede recomendar la cirugía del tercer molar aún si estos no presentan problemas obvios.

Frente a la pregunta de cual es el mejor momento para retirar los terceros molares, no existe un único criterio profesional, en ocasiones el Ortodoncista recomienda la extracción para poder acomodar  los dientes vecinos, en otras ocasiones es mejor retirarlos al término de la ortodoncia o durante la misma, sin embargo puede decirse que lo ideal es extraerlos antes de los 24 años de edad.

Porque sus terceros molares deben ser extraídos?

Básicamente los terceros molares retenidos pueden causar daño a los dientes vecinos, infecciones, trauma a la encía del maxilar opuesto o puede estar indicada su extracción por razones de ortodoncia para facilitar el correcto alineamiento de los dientes en los Maxilares.

Por estar ubicados en una zona de difícil acceso a la higiene, estos molares pueden atrapar alimentos, placa bacteriana y desarrollar caries en su superficie o en el diente vecino, máxime cuando su erupción es parcial, donde puede facilitar la aparición de infecciones de gran envergadura, deteriorar el soporte óseo del segundo molar o dañar las raíces de éste.

Dolor, inflamación, fiebre y malestar  pueden sobrevenir a la erupción del tercer molar y ser el principal motivo de la consulta.

Cuando la formación del tercer molar no ha sido completada, a los  15 o 16 años de edad , su eliminación puede resultar mas simple ya que la dureza del hueso que lo rodea es menor  y al no haberse completado la formación de las raíces se logra  un procedimiento menos traumático disminuyendo los riegos

 

Tercer molar medializado y Retenido

 

Tercer molar horizontal y Retenido

 

Tercer molar vertical y Retenido

 

Tercer molar distalizado y retenido

 

Como es el procedimiento quirúrgico?

El método usado para remover  los terceros molares depende de varios factores: posición del diente, longitud, curvatura de las raíces y hueso que lo rodea.

Si el molar ha erupcionado totalmente, puede ser fácilmente extraído con la ayuda de pinzas y otros instrumentos especialmente diseñados para ello, pero si se encuentra retenido se hará necesario desplazar la encía y en ocasiones eliminar el hueso que lo cubre para poder proceder a la exodoncia.

Ocasionalmente el procedimiento debe ser ejecutado en un quirófano Bajo Anestesia General, aunque generalmente puede realizarse en un consultorio dotado de adecuadas medidas de esterilización con el fin de disminuir el riesgo de infecciones o contagio de enfermedades.

La cirugía puede tomar  cerca de 20 minutos  o extenderse cuando es necesario seccionar el diente en varias porciones para poderlo retirar.   Una vez extraído el molar, se colocan entre uno y tres puntos de sutura en cada área de exodoncia con el fin de facilitar y acelerar el proceso de cicatrización, evitando la aparición de infecciones o hemorragias postquirúrgica.

En nuestro consultorio aconsejamos al Paciente, someterse a la eliminación de los cuatro terceros molares en un solo tiempo quirúrgico, con el fin de disminuir el tiempo de incapacidad,  ya que cada extracción requeriría un alto en las labores cotidianas; igualmente para la extracción de cada uno, se indicarían una serie de medicamentos y el paciente estaría sometido a sobrecosto y al sobreconsumo de fármacos.

Qué esperar después de la cirugía?

Puede esperarse un sangrado que durará poco tiempo, hasta que se forme un coagulo de sangre en el sitio de la extracción  que inicia el proceso de cicatrización.   No debe alarmarse si un leve sangrado se prolonga durante algunas horas después de la cirugía, ya que esto es normal y hace parte de la recuperación.  Sin embargo si el sangrado es excesivo o continua después de tres (3) horas de realizada la intervención, debe acudir de nuevo al cirujano para recibir la atención indicada.

 El  dolor más severo puede aparecer al pasar el efecto de la anestesia local, es decir entre 1 y 3 horas después.   Para ello esta indicado el uso de analgésicos no necesariamente narcóticos  que deben ser recomendados por el cirujano al término de la intervención.   Si un dolor severo persiste 2 o 3 días después, debe consultarse de inmediato al cirujano ya que esto no es normal.

La piel también puede verse afectada por un cambio de color que inicia como un negro azuloso o morado  hasta un amarillo claro que desaparece en pocos días.

 Es normal que la inflamación de los pómulos progrese hasta 72 horas después de realizado el procedimiento  y  generalmente esta es mayor cuando se efectúan las exodoncias de los terceros molares inferiores.

Riesgos y Complicaciones

Infección: Es la invasión de microorganismos en el área intervenida quirúrgicamente ocasionando fiebre hinchazón anormal, dolor severo prolongación de mal sabor en la boca, enrojecimiento y formación de pus.

Puede presentarse como consecuencia de una baja en las defensas del paciente, por la mala higiene del mismo, por descuido en el horario para el consumo de los antibióticos o cuando los implementos utilizados para la realización de la cirugía no se encontraban adecuadamente estériles

Alveolitis: Al ser el alvéolo  la cavidad ósea que soporta  un diente en el maxilar, se entiende por alveolitis  aquella condición conocida como alvéolo seco,  la cual luego de realizarse una exodoncia, el alvéolo queda desprovisto de un coágulo de sangre adecuado que es el responsable de promover la cicatrización,  presentándose intenso dolor , mal olor y retraso  en la recuperación .

Entre las causas conocidas para esta afección  se encuentran: Hacer buches que desplacen el coágulo de sangre existente después de la cirugía, fumar, la presencia de infecciones previas a la cirugía, el consumo crónico de anticonceptivos orales o a mala higiene oral postquirúrgica.

Anestesia prolongada o entumecimientoCuando los nervios dentarios se encuentran muy cerca de las raíces del tercer molar inferior puede producirse un daño prolongado al ser extraído, lo cual significa una parcial  o total pérdida de la sensación en áreas abastecidas por este nervio.  El entumecimiento o sensación de hormigueo puede comprometer el labio, la lengua, las mejillas, el mentón, la encía y los dientes; usualmente es temporal, pero en algunos casos puede permanecer.

Existen otras complicaciones menos frecuentes que pueden presentarse  dependiendo de las características de cada paciente que serán advertidas por nosotros  antes de realizar el procedimiento, tales como: fractura mandibular o de las raíces del diente a extraer, sinusitis y problemas de la articulación craneo-mandibular.

Cuidados Postoperatorios

La regla número 1  es seguir al pie de la letra nuestras  instrucciones con respecto a la medicación prescrita.

Sí se presenta el molesto sangrado mencionado anteriormente,  se recomienda colocar una gasa  en el sitio de la exodoncia y comprimirla durante 10 a 20 minutos sobre el sitio de la extracción, y si  aún el sangrado continua, se debe realizar la misma maniobra con una bolsita de Té; si luego de estos procedimientos la hemorragia continúa se debe llamarnos para ser atendido (a) urgentemente.

Unas compresas de hielo aplicadas en la cara luego del procedimiento, pueden ayudar a evitar la hinchazón y deben ser colocadas  durante 10 minutos de cada hora para obtener un efecto antiinflamatorio.

La aplicación de calor húmedo en las mejillas inflamadas es bastante benéfica para disminuir la inflamación.  Sin embargo no deberá excederse de 4 aplicaciones al día y podría utilizarse  cremas des inflamatorias de  Piroxicam o Diclofenac en  gel para acelerar dicho proceso. Si no se cuenta con estos medicamentos, agregar sal de cocina o sulfato de magnesio al agua caliente utilizada en las compresas, sería suficiente.

Es importante recordar  que debe evitarse a toda costa  la remoción del coágulo de sangre formado en el sitio de extracción, por lo tanto deben consumirse alimentos blandos y bebidas fluidas, frias y evitar comer cosas duras y pegajosas así como la realización de buches durante las primeras 24 horas.

Recuerde que fumar  causa disturbios en el proceso de curación  y que debe cepillarse la boca normalmente  aunque con cuidado en el área de  la exodoncia.

Con respecto al perjuicio que puede causar el sol y el sereno no existen  muchas investigaciones, sin embargo es claro  que el primero, al dilatar los vasos sanguíneos  podría contribuir  a retardar el proceso de  recuperación. 

Jorge Ivan Cardona