Rasgos Faciales Indeseables - jorgecardonamaxilofacial
15986
post-template-default,single,single-post,postid-15986,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Rasgos Faciales Indeseables

 

Si a cualquier persona se le solicita que imite un anciano, inmediatamente proyectará su mandíbula hacia adelante, intentará cerrar un poco los ojos y como consecuencia de ambos; marcará más los surcos paranasales, el labio superior quedará escondido detrás del inferior, se hará más evidente las arrugas subpalpebrales y las comisuras labiales tomarán una postura más baja, “entristeciendo” el rostro.

Cuando fijamos nuestra mirada en las personas que nos rodean, podemos observar jóvenes que sin necesidad de hacer algún gesto denotan algunos de estos rasgos faciales que envejecen su expresión o dan la impresión de ser personas agresivas, estar de mal humor sin estarlo o simplemente demeritan su atractivo facial ; es así como hombres o mujeres de todas las edades llevan en sus  rostros  una expresión que no les pertenece y cuando quieren corregirla traen a su mente someterse a una  “Cirugía Plástica”, sin percatarse del verdadero origen de su forma facial, que podría ser la forma alterada, el tamaño de los maxilares o los huesos malares, lo cual es normalmente corregido por Odontólogos especializados en Cirugía Oral y Maxilofacial.

Es importante entonces que tengamos en cuenta que las inserciones cutáneas y musculares dependen de la posición de los huesos faciales y si por ejemplo el Maxilar superior se encuentra ubicado un poco más atrás de lo normal, la forma facial se parecería a la de una persona prognata (Mandíbula Grande), sin que posiblemente su mandíbula se encuentre más grande.

 

Durante más de 20 años como Cirujano Oral y Maxilofacial, en las ciudades de Pereira, Manizales y Medellín, he recibido frecuentemente personas que con gran escepticismo asisten a la consulta remitidos por profesionales de la salud que les sugieren visitarme para solucionar un problema de función masticatoria, sin embargo, al explicarles el porqué de algunos rasgos faciales como los enunciados en este artículo y darles a conocer los efectos funcionales y estéticos que se logran al cambiar la forma o el tamaño de los maxilares, asumen el proceso quirúrgico que los  lleva invariablemente a superar inclusive sus propias expectativas.

 

 

El concepto de belleza actual nos habla de rostros amplios con surcos paranasales poco marcados, pómulos expresivos que resalten la vivacidad de los ojos e indiquen deseo de comunicar. Nos habla además, de  labios gruesos en los cuales generalmente se encuentra el superior por delante del inferior y el mentón se proyecta en forma recta hacia abajo, siendo estas características propias de la edad de la persona y si bien pueden acentuarse en los diferentes tipos raciales, son relativamente  universales.

JORGE IVAN CARDONA ESTRADA